El Pueblo Maká: el abandono forzado de sus espacios de vida ancestrales y el avasallamiento a sus derechos territoriales por el Estado paraguayo

Los Maká son una etnia indígena de la familia lingüística Mataguayo, cuyo territorio ancestral es el Sur-Oeste del Chaco paraguayo, principalmente en la ribera del Río Pilcomayo. Durante la década de 1940, mediante la intervención del General Ruso Ivan Belaieff, contratado por el gobierno paraguayo para la Guerra del Chaco, tuvieron que abandonar su espacio de vida y trasladarse a la zona de Asunción, lo hicieron con el objetivo de recibir un espacio de compensación y nicho económico para la sobrevivencia. La migración total de los Maká culminó recién en la década de 1970 y todo este proceso se vio forzado por la inminente privatización del territorio Maká, que fue entregado a militares y/o vendido a ganaderos.

Con la mediación de Belaieff y la Asociación Indigenista del Paraguay (AIP), se logró en 1944 mediante un Decreto Presidencial la entrega de un lote de 335 hectáreas para el asentamiento definitivo de los Maká, en la orilla chaqueña del río Paraguay, frente a Asunción, lugar denominado Fray Bartolomé de las Casas.

Esta comunidad fue despoblada por los Maká definitivamente en 1983, tras una grave inundación por la crecida del río Paraguay que la asoló. Sin embargo, el Pueblo Maká es legal y legítimo propietario de estas tierras, pero aún así nunca fueron transferidas por el gobierno. Recién ante el reclamo y las presiones de los Maká, el INDERT tituló a nombre de la comunidad apenas 104 de las 335 hectáreas, una fracción significativamente menor a la comprometida en el Decreto de 1944, por lo que los Maká han entrado en una disputa contra el Estado paraguayo y las empresas privadas que violan sus derechos territoriales en esta y otras propiedades.

Actualmente casi la totalidad de la población Maká reside en las zonas metropolitanas de Asunción, de Ciudad del Este y de Encarnación. La actividad económica principal es la venta de artesanía. Su forma de organización comunitaria tiene un líder electo en asamblea que representa a toda la etnia a nivel país. En la Zona Metropolitana de Asunción la población asciende a 2.211 personas, dónde la mayor parte vive hacinada en un predio de apenas 6 hectáreas en Mariano Roque Alonso.

El “Puente Héroes del Chaco”: un monumento a la violación de los derechos del Pueblo Maká financiado por el BID

A la lucha histórica por recuperar sus tierras se suma un mega proyecto que no tuvo en cuenta el consentimiento del pueblo Maká, se trata del puente “Héroes del Chaco”, es una obra realizada por el Ministerio de Obras Públicas (MOPC), financiada por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID). Esta infraestructura vial del Estado viola totalmente el derecho a la Consulta y Consentimiento Previo de los Pueblos Indígenas, porque afecta directamente las propiedades del Pueblo Maká el cual no fue consultado y no prestó su consentimiento para el inicio de la mencionada construcción.

Ante esta situación el Pueblo Maká denuncia el incumplimiento del Protocolo para el Proceso de Consulta de Consentimiento Libre, Previo e Informado con los Pueblos Indígenas (Decreto 1039/18), ya que el MOPC llevó a cabo una “simulación” de consultas al Pueblo Maká que jamás ocurrieron, las mismas carecen de legitimidad y legalidad, incurriendo en una de las violaciones más flagrantes de uno de los derechos más elementales de los pueblos indígenas, consagrado incluso internacionalmente. 

La burla hacia el Pueblo Maká es total, las instituciones ejecutoras y financiadoras que violan sistemáticamente los derechos territoriales de los Maká, le han puesto a la obra el nombre de puente “Héroes del Chaco”, cuando en realidad están pisoteando a quienes fueron los baqueanos del General Belaieff antes y durante la Guerra. En la memoria del Pueblo Maká está muy presente el dolor y sacrificio que representó la Guerra del Chaco para sus antepasados que apoyaron decididamente al ejército paraguayo, hecho que fue plenamente reconocido por el General Belaieff y hoy el Estado les retribuye con todo tipo violaciones a sus derechos, condensadas en el cínico y ofensivo nombre de la obra.

La reivindicación de la titularidad del territorio Maká, una deuda pendiente

Hace 18 años está retrasada la titulación de las tierras Maká, hecho en el que está envuelto el INDERT (Instituto Nacional de Desarrollo Rural y de la Tierra) y que hasta la fecha no se ha resuelto. A esta lista de incumplimientos se suma el atropello del MOPC, apañado por el  INDI (Instituto Paraguayo del Indígena), que ingresó al territorio del Pueblo Maká con sus empresas contratistas para dragado y relleno desde el río Paraguay, provocando la destrucción de las costas y playas del inmueble del Pueblo Maká, amenazando incluso espacios rituales de los Maká, el avance de todo un proyecto estatal sin haber realizado la consulta previa.

De la misma forma el MADES (Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible) ha emitido un Plan de Gestión Ambiental, que permitió el ingreso de manera indebida a las aguas de pesca del territorio del Pueblo Maká, por incursión de máquina dragadora al servicio del MOPC, desde junio de 2020 y sin consulta al Pueblo Maká.

Todas las instituciones del Estado paraguayo mencionadas, así como el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) en su carácter de financiador, han incumplido algo básico para el respeto de los derechos de pueblos indígenas, quienes anteceden al Estado paraguayo, en este caso específico, han pasado por encima de las leyes que garantizan los derechos del Pueblo Maká sobre su territorio, faltando a la obligación de realizar la “Consulta Previa, Libre e Informada”. El Pueblo Maká no ha sido consultado debidamente ni ha dado su consentimiento para la construcción del “Puente Héroes del Chaco” dentro de su territorio, ni ha sido compensado por la afectación directa y enajenación que produce la obra sobre su propiedad.

Las preguntas que se hace el Pueblo Maká son: 

¿Por qué el INDI, INDERT, MADES y MOPC, instituciones del Estado paraguayo, no han avanzado y han obstaculizado sistemáticamente la titulación de todas las tierras que le pertenecen legítimamente y continúan trabajando en mega proyectos que les afecta sin haber realizado la Consulta y Consentimiento Previo e Informado?

¿Por qué un organismo multilateral como el Banco Interamericano de Desarrollo financia semejantes violaciones a los derechos de los pueblos indígenas?

El Pueblo Maká exige al Estado Paraguayo y al BID el paro total de la obra, hasta tanto se desarrolle una negociación para la compensación legal y justa por la afectación directa de sus propiedades y los sucesivos atropellos a sus derechos desde el inicio del proceso por parte del MOPC, MADES, INDERT, INDI y el BID.

Denuncias del Pueblo Maká contra la alianza entre instituciones del Estado, el BID y empresas que actúan contra sus derechos

Los Maká no se han librado del despojo sistemático al que son sometidos los pueblos indígenas en el territorio paraguayo, es así que el mismo Estado paraguayo ha avanzado con políticas que están lejos de defender sus derechos, que debería garantizar el INDI. El Estado paraguayo sistemáticamente ha avalado el despojo de sus territorios ancestrales, y el principal objetivo es privatizar o expropiar su territorio ancestral, que hoy es uno de los territorios más cotizados del Paraguay, y en especial en la Región Occidental. 

El Pueblo Maká es propietario de varios inmuebles ubicados en la ribera del río Paraguay, el origen legal es el del Decreto Presidencial Número 2190 del 25 de enero de 1944, emanado del Poder Ejecutivo, dónde se le adjudican 335 hectáreas, refrendados como EL PRIMER DECRETO OFICIAL DE TITULACIÓN DE TIERRAS EN LA HISTORIA DE LA REIVINDICACIÓN DE LOS DERECHOS TERRITORIALES DE LOS PUEBLOS ORIGINARIOS EN EL PARAGUAY, y siguiendo el proceso de regulación de tierras, el Pueblo Maká ha solicitado desde hace décadas la titulación de varios inmuebles al INDERT.

De estas tierras solo les fueron transferidas en propiedad 104 de las 335 hectáreas cedidas en el Decreto, parte de las 231 hectáreas no transferidas están actualmente ocupadas y usufructuadas irregularmente, con cambios y daños irreversibles provocados por empresas privadas y terceros no indígenas.

El Pueblo Maká también ha sufrido intentos de usurpación de una propiedad de 18 hectáreas en la misma zona, y en sede judicial, a través del Acuerdo y Sentencia N° 518/15 el Tribunal de Cuentas rechazó la demanda del usurpador, declarando firme la Resolución Nº 588 de fecha 20 de febrero de 2013 del INDERT.

Así mismo, otra propiedad sobre la cual el Pueblo Maká tiene plenos derechos es la isla de 17 hectáreas ubicada en el río Paraguay denominada Laefifijuket, que fue concedida en usufructo gratuito a la Comunidad Indígena Maká por Resolución Nº 1.226 del INDERT, de fecha 10 de mayo de 2016.

El Pueblo Maká también cuenta con información sobre la existencia de unas propiedades que suman alrededor de 21.000 hectáreas en su territorio tradicional en la zona del Bajo Pilcomayo (territorio que se vieron obligados a abandonar por las consecuencias de la Guerra del Chaco), las mismas están registradas bajo la figura de “Intervención Judicial”, y ninguna institución del Estado ha hecho ni siquiera un acercamiento al Pueblo Maká para avanzar en la entrega de estas tierras en más de 20 años.

El INDI, con el deber legal de ser el garante de los derechos de los pueblos indígenas del Paraguay, ha sido cómplice por acción y omisión, de todo el avasallamiento que ha sufrido el Pueblo Maká a lo largo de décadas de parte de otras instituciones públicas, empresas privadas y terceros particulares.

El Banco Interamericano de Desarrollo está financiando estas violaciones flagrantes de los derechos indígenas, pasando por encima de derechos consagrados internacionalmente (Ley 234/93 que aprueba el convenio 169 de la OIT sobre Pueblos Indígenas y Tribales en Países Independientes) y de la normativa del propio BID para la financiación de este tipo de obras.

Denuncia del Pueblo Maká contra la Alianza entre las instituciones del Estado y el FONPLATA que actúan en contra de sus derechos 

Por otra parte, el Pueblo Maká denuncia también que el MOPC, el INDI y el Fondo Financiero para el desarrollo de la Cuenca de la Plata están violando de la misma manera y simultáneamente los derechos indígenas, a través de la ejecución  del proyecto de ampliación de la ruta Falcón.

 

Apoyá con tu firma al Pueblo Maká en la defensa de sus derechos territoriales

https://www.change.org/p/mario-abdo-benitez-por-el-respeto-a-los-derechos-territoriales-del-pueblo-mak%C3%A1